martes, 25 de enero de 2011

UNA CARTA DE AMOR _ sin esperar fechas señaladas_



Te tengo tan dentro, allí escondido en alguna parte de mi cerebro, en aquel lugar dónde están todas tus palabras fermentando.

A veces, una danzando, se escapa de su encierro y rápida se acerca a mi columna vertebral, la toca y la pulsación se expande a todo lo largo de la espalda, otra se dirige a mi brazo derecho bajando hasta la muñeca, y ahí vuelve sobre sus pasos buscando nuevos caminos hacia mi pecho, mi estómago.

Esas palabras que pueden ser “te amo”, “tus dedos”, cualquiera de las muchas que me has dicho.
Saltan con vida propia, no puedo controlarlas y me golpean en la médula viajando hasta donde ellas quieren, son como “los toquecitos” de la Plaza Garibaldi.


Pero hoy, en este instante parece que están a la espera, como si estuvieran agotadas de viajar a través de mis nervios, buscando la puerta de salida que siempre esta cerrada.

Se están tomando un descanso, y entonces, indago en mi interior y aparecen veloces, atropelladas porque todas quieren recorrer ese camino que conduce hasta mi vientre, se lo conocen, van directas sin detenerse, y allí te aguardan.

2 comentarios:

  1. Maria, que desnudez tan intima y profunda sale de tus palabras, emocionante
    calido abrazo y felicidades

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Jose, hace mucho que no se de ti , que tal va todo?

    ResponderEliminar