lunes, 10 de septiembre de 2012

19


La araña sigue tejiendo
Sus hilos de plomo.
Contando los latidos,
No ceja
De aprisionar el tiempo coagulado.
Se despereza en la insatisfacción
De la sien plateada.
Horadando sin prisa,
Hasta encontrar los tiempos del comienzo de las estrella.
Entre luz y sombra
Se esconde al acecho de una duda,
Que en la oscuridad atrapándola la trenza.
Formando eslabones sombríos,
Trampas ocultas,
Asediando así la exaltación de lo esperado.
Azorado blanquea el olivo
Advertido del celado tiempo.
Y la araña sigue en su embeleco
A la espera en el paciente espacio.



Red gold Fotografía Digital 2011